Menü

Por qué no debe tenerse miedo a las cirugías oculares

¿Cómo se lleva a cabo una cirugía ocular? ¿Los costes de la intervención los cubre la compañía? Aprende más aquí.
Un ojo en detalle.

Valiosa vista

Imagen de una herida en el ojo.

Cirugía ocular

Imagen de un examen de la vista.

Examen de la vista

Dado que el sentido de la vista es extremadamente apreciado, los pacientes suelen dudar más a la hora de realizar una intervención ocular. Sin embargo, gracias a los avances médicos actuales, la mayor parte de las cirugías oculares se realizan sin ningún tipo de complicación. También aporta seguridad saber que hay personal cualificado y con experiencia.

PROCEDIMIENTO DE CIRUGÍA OCULAR

Hay diferentes procedimientos quirúrgicos para tratar enfermedades oculares como las cataratas, el glaucoma, el desprendimiento de la retina, el queratocono o una mala posición del párpado. ¿Cuáles son los pasos del procedimiento quirúrgico en el ojo?

Preparación:

Antes de la cirugía, el paciente es informado y aconsejado en una consulta médica por un especialista en oftalmología. Durante la misma, el paciente y el especialista deciden si procede aplicar anestesia general o anestesia local en el ojo. Para la mayoría de pacientes, la anestesia local es suficiente. En el caso de ser necesaria una anestesia general, un anestesista debería ser consultado.

La cirugía:

  • Si durante la cirugía se usa un láser para corregir una visión defectuosa, se aplica el método LASIK o LASEK. Durante LASIK, se crea un flap en la superficie de la córnea y este se dobla hacia dentro. El tejido inferior se trata después con láser. Durante LASEK, sólo se retira la capa superior de la córnea. El cirujano escoge el procedimiento individual y más adecuado para cada caso.
  • La cirugía ocular global más común es la inserción de una lente artificial en pacientes con cataratas. Este método se aplica cuando las lentes están borrosas. Las lentes afectadas se reducen a trozos pequeños usando ultrasonidos y después son succionadas fuera del ojo. A continuación, se inserta una lente artificial adecuada.
  • Al final de la intervención, se aplica un vendaje en el ojo o una compresa para protegerlo de factores externos. La ventaja de las compresas de ojos es que son suaves y protegen al mismo tiempo que dejan circular el aire. A menudo, las compresas se aplican y se fijan enfrente del ojo con una tirita. Las compresas autoadhesivas son ligeras y adaptables, son cómodas de llevar y protegen el ojo de partículas externas. El equipo médico debería decidir qué protector conviene más a cada paciente según el caso.

Seguimiento:

Después de la cirugía ocular, los profesionales sanitarios aconsejarán y cuidarán al paciente. Gracias a las posibilidades médicas de hoy en día, el resultado es positivo en la inmensa mayoría de casos. Sin embargo, siempre hay un posible riesgo residual como en cualquiera de las intervenciones médicas que puedan realizarse en el cuerpo humano. En dichos casos aislados, los especialistas aconsejarán a sus pacientes sobre el mejor tratamiento de seguimiento y rectificación.

Cobertura de costes por parte de las compañías aseguradoras de salud

Según la compañía aseguradora y dependiendo de cada caso individual podremos saber hasta qué punto está cubierta la cirugía ocular.

Los tratamientos con láser que se aplican en casos de visión defectuosa (miopía, hipermetropía o astigmatismo) son consideradas intervenciones quirúrgicas estéticas y sus costes no los cubre el seguro estatutario de salud.

La agudeza visual debería ser altamente restringida; puede haber excepciones que deberán ser tratadas caso por caso y de manera individual.

En caso de confirmarse que se requieren necesidades médicas, el seguro de salud estatutario cubre algunos costes. Sin embargo, no hay una regulación estandarizada de lo que se considera necesario para realizar una intervención quirúrgica ocular.

Las personas afectadas deberían consultar a su compañía de seguros de salud para decidir en cada caso. Los seguros de salud privados se basan en un acuerdo contractual; en él, se especifica hasta qué punto cubre el seguro el coste de la intervención. Pero las cirugías oculares debido a razones estéticas todavía no están cubiertas.

Dado que los tratamientos con láser son deducibles de impuestos como «procedimiento quirúrgico», los propios costes pueden reducirse, pero sólo se aplica a una parte del coste. Es por eso que se aconseja establecer un plan de financiación por adelantado. En general, cada paciente debería informarse, calcular y meditar sobre los costes y beneficios de la cirugía ocular.